Opinión

¿Cerró bien las piernas?

José Segura Suárez

Jose Segura / LO QUE HAY

Esa es la pregunta que aquella mujer presuntamente violada no deseaba escuchar de la boca de la juez que la interrogaba y a la que había pedido protección. Hoy, Día de la Mujer, esta sandez –ya denunciada por la asociación Clara Campoamor ante el Poder Judicial- se suma a los muchos agravios de todo tipo, incluidos los comparativos con el hombre, que las mujeres sufren desde tiempo inmemorial. Y aunque parezca que la cosa mejora, no lo es tanto.

La violencia machista; las violaciones; los insultantes silencios –que se pueden cortar a cuchillo- de los hombres en conversaciones con mujeres de las que no interesa su opinión; las inaceptables diferencias salariales entre mujeres y hombres por un mismo trabajo; la muy insuficiente presencia de mujeres en los puestos de decisión; la inadaptación de los hombres a la absoluta libertad de las mujeres y muchos otros atentados contra la igualdad, son solo algunos de los aspectos que nos obligan a conmemorar días como hoy, que ojala pasen pronto a la historia.

Pero en esta ocasión, a todas estas vejaciones, se suma la extrema pobreza de muchas mujeres. De hecho, ayer mismo publicábamos en este mismo magazine un extracto del “X Informe de la Pobreza en Valencia”, promovido por la ONG valenciana Casa Caridad. Un informe demoledor, que además de negar fehacientemente los logros sociales del gobierno del PP durante esta pasada legislatura –ojo al dato de que los españoles que acuden a pedir ayuda a esta organización ya superan en número al de inmigrantes-, expone también que ya son más mujeres que hombres las atendidas en esa organización.

Resulta así doblemente insultante que todavía haya quien se empeña en negar la desigualdad social, a la que ahora se suma también la pobreza mayoritaria de las mujeres.

Por eso, en días como hoy, estamos todos obligados a reflexionar sobre los hábitos sociales y las políticas de gobierno que siguen dejando a las mujeres en la cuneta, discriminadas, abandonadas a su suerte y tantas veces ninguneadas.

Hoy los hombres –y también muchas mujeres- deberíamos mirar fijamente a los ojos de nuestras madres, de nuestras hermanas, parejas, amigas o compañeras de trabajo. Una mirada profunda que nos indique si somos capaces, en conciencia, de admitir sus penurias sin desviar la vista. Mayoritariamente y según los hechos de todos conocidos, la respuesta más honesta debería ser no. Eso ya sería un buen principio, una excelente oportunidad para aprender a convivir en igualdad.

Twitter: @jsegurasuarez

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Opinión

Facebook

Viñeta

Últimos Tweets

mautic is open source marketing automation