Actualidad

Bike Explorer gana el tercer premio del ‘Hackforgood’ de Telefónica

Una APP valenciana que analiza y predice con 24 horas de antelación las bicicletas disponibles en los distintos estacionamientos de alquiler de estos vehículos en Valencia en cada momentoiV.com.- Más de 1.000 hackers sociales se reunieron en la IV edición de ‘HackForGood’, el encuentro para jóvenes desarrolladores con fines sociales en el que Telefónica colabora a través de su red de cátedras universitarias.

Desde el 25 al 27 de febrero se han celebrado simultáneamente hackathones en Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Murcia, Ciudad Real, Sevilla, Málaga, Las Palmas, Cáceres, Salamanca, Valladolid, León y Vigo para desarrollar aplicaciones tecnológicas que resuelven 300 retos sociales propuestos en torno al desarrollo de aplicaciones y servicios que contribuyan a crear un mundo mejor  a partir del uso masivo de datos (Big Data).

Este año el primer premio HackForGood Global, dotado con 8.000 euros, ha sido para el proyecto MyEyes -desarrollado en la sede de Valladolid-, y que ofrece a las personas con discapacidad visual unas gafas de bajo coste –solo 50 euros- que gracias a técnicas de visión artificial y a la cámara que incorpora, ayudan a identificar personas, productos y marcas o a leer textos atendiendo a las indicaciones de voz que recibe.

El proyecto Systerminal, de la sede de Sevilla, ha conseguido el segundo premio, de 3.000 euros. Basado en tecnología Big Data e Inteligencia Artificial, la App genera campañas de selección de personal a través de pruebas, donde el curriculum vitae pasa a un segundo plano y los candidatos pueden demostrar sus habilidades resolviendo una serie de problemas propuestos por la empresa.

Valencia ha sido la sede en la que se ha desarrollado la app Bike Explorer, el proyecto distinguido con el tercer premio, de 1.000 euros, que analiza y predice con 24 horas de antelación las bicicletas disponibles en los distintos estacionamientos de alquiler de estos vehículos en Valencia en cada momento.

Los equipos de estos tres proyectos han obtenido también el premio Telefónica Open Future, que ofrece mentorizació́n personalizada de primer nivel para impulsar el desarrollo de la idea original para que pueda evolucionar y convertirse en una startup.

HackForGood es un evento promovido por Telefónica y organizado junto a la ETSI de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid, la Fundación HazloPosible y la startup MashmeTV con el apoyo de la Red de Cátedras Telefónica.

Han participado en esta edición las cátedras Telefónica de las siguientes Universidades: Politécnica de Madrid, Complutense de Madrid, UNIR, Pontificia de Comillas, Pompeu Fabra, UOC, Politécnica de Valencia, y las de Alicante, la Católica de Murcia, Politécnica de Cartagena, la de Castilla-La Mancha, Sevilla, Las Palmas de Gran Canaria, Extremadura, Valladolid, León y Vigo. Además, también impulsan esta iniciativa la Escuela Universitaria de Diseño-ESNE y las Universidades de Málaga y Salamanca.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets