Valencia

Amstel y Caballer disparan mascletá para la UNESCO

100.000 detonaciones para promocionar la candidatura de la fiesta valenciana como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

iV.com.- Será este lunes 29 de febrero, cuándo desde la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, el centro de la capital se impregne con el olor a pólvora. Una pólvora que en esta ocasión y ese día quiere servir para que la UNESCO reconozca a Las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Adelantándose un día al tradicional calendario pirotécnico/fallero, a las dos de la tarde, la Plaza del Ayuntamiento  acogerá una mascletà nunca antes vista, con más de 100.000 detonaciones, nuevas técnicas en pólvora, controlada 100% por sistemas digitales y con un final que hará temblar la ciudad entera.

“La tradición pirotécnica valenciana es uno de los emblemas de Las Fallas y nos parecía una herramienta perfecta para hacernos oír, para invitar a todos los valencianos y a los amantes de esta fiesta a que se sumen en el apoyo a su candidatura”, explicó Pablo Mazo, Director Regional de Relaciones Institucionales de Heineken España.

El espectáculo podrá verse además desde cualquier punto del mundo a través de streaming, en el perfil de Twitter de la marca (@Amstel_ES). Amstel ha querido que fuera el  pirotécnico Vicente Caballer el encargado del disparo “para hacer mucho, mucho ruído”.  “Va a ser la primera vez que se dispare en la Plaza del Ayuntamiento una mascletà mediante con esta técnica, en la que vamos a recrear la música, los colores, el fuego y la pasión de los valencianos por nuestra fiesta. Es un nuevo reto y esperamos dejar al público sorprendido”, añadió Vicente Caballer hijo.

“Somos la cerveza de los valencianos, nuestra vinculación con Las Fallas se remonta a hace más de 30 años. Siempre hemos colaborado con el consistorio y con Junta Central Fallera. Por ejemplo, este año patrocinamos en exclusiva las 19 mascletaes que se dispararán en la Plaza del Ayuntamiento. Además, estamos a pie de casal, colaborando con el 60% de las comisiones de fiestas. Les ayudamos en la iluminación, en la construcción de monumentos falleros y en sus celebraciones”, destacó Mazo.

“Para nosotros Las Fallas son mucho más que una celebración, son un espacio cultural que vertebra a la sociedad valenciana, con más de 100.000 falleros y falleras, artesanos de todo tipo, como orfebres, indumentaristas o artistas falleros, y una defensa necesaria de la lengua, la literatura y la música tradicional. Además, son todo un motor económico para la ciudad” ha añadido el Director Regional de Relaciones Institucionales de Heineken.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets