Opinión

¿Nos equivocamos el 20D?

Juan Enrique Daroqui / Economista

Bueno, ya tenemos pactito de investidura, pero bastante corto. Después de oír a los portavoces del PP y de Podemos, la investidura de Pedro Sánchez tiene menos futuro que la de Kiko Rivera en los 100 metros lisos.

Ya sabemos cómo se expresan los diversos portavoces del PP, por eso no es ninguna sorpresa oír lo que dicen, pero ¿y los portavoces de Podemos?. Yo, lo siento pero no aguanto ni 30 segundos oyéndolos, y más que por el fondo es por las formas.

Cada vez que tienen un micrófono delante te sueltan un encíclica papal. ¡Son unos brasas! y todos hablan igual. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dijo José Segura en su columna Filosofía Impura del 04-02-16, en este mismo blog, los discursos de los portavoces de Podemos son un coñazo.

Tal y como pintan ahora las cosas, la semana que viene tendremos dos votaciones para la investidura de Pedro Sánchez y no ganará ninguna. Esto supondrá que, de no mediar una sorpresa tipo la del gobierno catalán, el 26 de junio querrán que vayamos de nuevo a votar.

O sea, que como los votados el 20-D no han sabido gestionar lo que los votantes elegimos, pues tenemos que volver  a hacerlo y a ser posible, tenemos que votar mejor para no complicarles a ellos la existencia.

Se supone en unas elecciones que los “jefes” somos los electores por lo que los elegidos tendrían que realizar el trabajo que les hemos encomendado, pero resulta que no, que nos dicen que es muy difícil lo que les hemos encargado y cambiemos de opinión para ponérselo más fácil.

Y no solo eso.

Quieren que los electores cambiemos el panorama pero teniendo que elegir entre los mismos. ¡Hombre no!. Si quieren que volvamos a elegir al menos que no se presenten los mismos. Tendría que ser obligatorio que, en caso de tener que repetir unas elecciones, los candidatos fueran distintos a las anteriores. Ya que nos hacen volver a elegir, que al menos nos varíen el menú. Ya que nos están diciendo que no elegimos bien en su día, que nos den otras opciones a elegir, porque si nos ofrecen lo mismo, ¿por qué hemos de cambiar la elección?, y si volvemos a votar lo mismo, ¿qué harán estos mismos señores que ya han fracasado una vez?.

Podríamos entrar en un bucle sin fin, con elecciones cada seis meses.

Los que ahora no son capaces de llegar a acuerdos que no vuelvan a presentarse. Deberían ser declarados impresentables, porque realmente hay mucho impresentable hoy en día pululando por el congreso y el senado.

Igual luego se extrañan de que suba la abstención o que se diga que no nos representan, cuando lo raro sería lo contrario.

Es una pena la remesa de políticos que nos está tocando padecer últimamente. De los “viejos” ya teníamos noticias pero es que hay algunos de los “nuevos” que se las traen. Los “nuevos” están aprendiendo a hacer “vieja” política a toda velocidad si es que no la llevaban aprendida de casa.

Que si líneas rojas, que si condiciones “sine qua non”, que si veto a este o al otro, que o me das sillones o nada, que si tal o que si cual.

Que tengan en cuenta, como acertadamente dice el presidente, que “somos sentimientos y tenemos seres humanos”. Por favor.

@Rutiguer_JED

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter