Opinión

El Valencia le hizo un siete al polar de Nico

Pedro Hermosilla
Perico Cansino

Pedro Hermosilla

Nico tiene diez años. Es uno de los tantos niños valencianos que regresó de las fiestas navideñas luciendo un hermoso polar azul con el escudo del Valencia en su pechera.

-Me lo han “echao” los reyes, profe.

No se lo quita ni para atrás en los días pocos días en que este invierno hace honor a su nombre. Esta mañana nos calzábamos cinco grados a las ocho y veinte de la mañana- que con la humedad de Valencia, ya rasca papá-  y Nico venía “a cuerpo”, como dirían los antiguos, con un tenue suéter y con su maravilloso polar celeste en la mano.

-Nico, ¿qué pasa campeón? ,¿ no tienes frío?

-No profe, estoy bien.

-¡Pero si tiritas más que once viejas hombre, ponte la chaqueta que te vas a resfriar “so” melón. ¿No es esa que te echaron los reyes?, ¿esa tan molona?

Niega dirigiendo su mirada al suelo.

– Déjame que la vea…pero si es la del Valencia, esa tan chula . ¡Amunt!

-¡Que no, profe, que son muy malos! ¡Qué Felipe y Juana son del Barcelona y se van a reír de mí!

-Mira, vamos a hacer una cosa…déjamela un momentico…

Nico, tiritando de frío me observa como le doy la vuelta a la chaqueta y le coloco el escudo por dentro, sólo así consiente en ponérsela. Me mira agradecido con media sonrisa agradeciendo la “caló” cuando se la enfundo.

Gracias Peter  Lim, gracias Lay Hoon, gracias Suso, gracias Angulo, gracias hermanos Neville y gracias demás hijos de la madre que parió a Paneque.

Ahora que cualquiera de vosotros me explique cómo le meto yo en la cabeza a Nico que el  Valencia es mucho más que el siete que le hizo en el escudo el Barça anoche; mucho más que una eliminatoria de Copa, o de Champions, o de Supercopa, o de Superleches…Que lo que pasa es que lo entrena un entrenador que es muy simpático pero que se está “enseñando” con el equipo y todavía no sabe muy bien cómo funciona esto aquí, en España; que cambia de sistema en cada partido y así es muy difícil automatizar los movimientos; que ayer salió con cuatro laterales a disputarle un partido al equipo más en forma del universo conocido. Que estos jugadores cobran sueldazos de estrella y los bailan… no solo el barça, sino cualquiera que se les cruce por el césped. Que no pueden cambiar a esos jugadores porque precisamente cobran tanto y pocos equipos pueden pagar sus fichas; que los clubes que pueden pagar esas fichas no los quieren porque ya tienen jugadores mejores que sí les rinden. Que la presidenta de su Valencia, si Nico le dice algo no entenderá ni papa porque no sabe español, que el dueño de ese equipo vive a la otra parte del mundo y que sólo viene de vez en cuando a saludar; y tampoco sabe ni jota de la lengua de Cervantes; que el entrenador tampoco sabe ni un carajo  y necesita un traductor para comunicarse con sus jugadores.

Que se dice que no se ficha pero al final es que si… que vale; que se dice que” Mendes no” pero al final es que sí… que vale. Que se ficha lo que no se necesita o, por lo menos, lo que no es prioritario; que se han gastado un chorreo de millones en…en…en…nada. Que hay que apretar el culo hasta el verano porque se ha perdido la oportunidad de rectificar en diciembre. Que los valencianos se quejan de todo lo anterior pero no ha habido ningún empresario, o conjunto de ellos, que se haga cargo de este club y de limpiar Mestalla de todos los comegambas que lo rondan, que lo han rondado y que te rondaré morena…¿Sigo?

Señoras, señores y señoros míos: ¿Cómo narices convenzo a Nico para que le dé la vuelta a su precioso polar azul?

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Opinión

Facebook

Viñeta

Últimos Tweets

mautic is open source marketing automation