Entretenimiento

Vero Boquete: “Tenía claro que quería ser profesional”

Tamara Ureña/Entrevista

La compostelana Verónica Boquete, más conocida como ‘Vero’ Boquete, es una futbolista que actualmente milita  en el Bayern de Múnich y juega como capitana en la  selección española de fútbol femenina.

¿Qué significa para usted ser una de las mejores futbolistas a nivel mundial? 
V: Una gran satisfacción, porque quiere decir que estoy en el buen camino y que tantos años de trabajo se ven reconocidos, pero también, es una gran responsabilidad para seguir trabajando, para seguir a ese nivel y se que hay mucha gente que se fija en lo que hago y eso me motiva mucho.

Lleva una larga trayectoria a sus espaldas ¿Cuéntenos de donde le viene su pasión por el fútbol? 
V: Yo soy de Santiago de Compostela, una ciudad bastante pequeñita. Mi padre es entrenador, mi hermano también jugaba y yo estaba siempre con ellos. Empecé a jugar con el equipo del barrio a los 5 años, los inicios no fueron fáciles porque yo era la única niña que jugaba con los niños en mi ciudad y había una norma que prohibía jugar juntos, con lo cuál iba a entrenar pero no podía saltar al campo.

¿Le costó mucho salir de su ciudad natal y comenzar una nueva andadura? 
V: Fue la decisión más difícil porque tienes que dejar a un lado a tu familia, a tus amigos, tu vida diaria en tu ciudad pero tenia claro que quería ser profesional, quería llegar lejos en el fútbol y para eso me veía obligada a dar ese paso y a salir de mi casa.

¿Cómo fue la experiencia de jugar en diferentes  ligas?
V: Son todo momentos muy buenos, he visto otros países, otras culturas, he aprendido otros idiomas, he conocido un montón de gente con ideas muy diferentes y eso te hace crecer en todos los sentidos. A nivel deportivo,  el salir fuera es lo que me ha dado el nivel en el que estoy ahora, te conviertes en una futbolista profesional con todo lo que eso conlleva y hasta que el cuerpo aguante seguiré buscando retos.

Su celebración es muy conocida en todos los países, se pone la mano abierta en la cara simbolizando un pulpo ¿A quién va dirigida?
V: Va dirigida a mi familia y amigos. Cuando me iba a ir de casa me decían que tenía que encontrar una celebración para cuando ellos me viesen en la tele saber que era para ellos. Entonces un día surgió esto, el pulpo es una comida típica de Galicia y desde ahí hasta hoy, es mi forma de celebrar los goles, la será siempre y se que toda mi gente lo disfruta.

Como buena gallega que es usted ¿Cuál sería el truco para cocinar un buen plato de pulpo?
[Risas]  V: Los secretos los tiene mi madre y la gente que lo hace habitualmente. Yo disfruto más comiendo que haciéndolo, creo que el punto está en la cocción que no se pase mucho el pulpo, eso es fundamental.

Volviendo al tema profesional, durante todos estos años ha marcado muchos goles. ¿Con cuál de todos ellos se quedaría?
V:El más importante de mi carrera fue el que conseguí frente a Escocia en el último segundo de la prórroga y que nos dio el pase agónico a la Europa del 2013, ese va a ser siempre el gol mágico y especial por la importancia del partido y por como fue.

Es imagen del fútbol femenino en nuestro país. ¿Por qué cree que hay tantas dificultades en promocionarlo?
V: El cambio pasa por la base, por la educación, porque los niños crezcan en igualdad y eso se está haciendo. El camino es largo, vamos despacio pero poco a poco entre todos estamos consiguiendo que la mujer en el deporte este bien vista y sobre todo que el fútbol ya no sea un deporte tabú.

@urena_tamara

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets